Cinco maneras de mantenerse en forma dentro del agua

/ Leave a comment

El ejercicio dentro del agua es más llevadero y agradable por varias razones: por un lado, hace sentir a quien lo practica que realmente no está haciendo deporte (se trata de un tema de peso y gravedad). Por otro, no genera transpiración. Pero el ejercicio subacuático tiene otras ventajas sobe el ‘terrenal’:

-Debajo del agua el peso corporal es menor. “La masa corporal disminuye de forma proporcional a la profundidad a la que estamos sumergidos, lo que se traduce en menos esfuerzo”, asegura Marcos Flórez.

-La gravedad también disminuye. “Por eso el ejercicio subacuático es una opción ideal para las personas con lesiones articulares o los que tienen prohibido los deportes de impacto, como correr o saltar”.

-Otra particularidad que tiene el ejercicio bajo el agua es que siempre hay resistencia que vencer, lo que significa que cualquier movimiento completo provoca una actividad de dos músculos en lugar de uno solo: el que inicia el movimiento y el que vuelve a la posición original. Este fenómeno solo ocurre en el agua.

Las pautas

-Calentar motores. Nada más entrar en el agua hay que moverse para conseguir una temperatura adecuada y evitar sentir frío. Nadar, correr, saltar… Todo vale.

-Sumergirse de manera óptima. Lo ideal para llevar a cabo estos ejercicios y que surtan el efecto deseado (endurecer, estilizar, tonificar) es realizarlos siempre a una profundidad en la que los hombros queden sumergidos bajo el agua.

El entrenamiento

La tabla consiste en cinco sencillos ejercicios que hay que repetir 10 veces antes de pasar al siguiente y empezar de nuevo hasta completar tres vueltas. Al final hay otro ejercicio de relajación.

1-Endurece piernas. Caminar debajo del agua es lo más efectivo para conseguir unas piernas firmes y contorneadas. Para lograr los mejores resultados, lo ideal es jugar con la profundidad del agua: “Primero anda con el agua por debajo de las rodillas, luego a la altura de las caderas, a la altura del pecho y para finalizar a la altura del cuello”, aconseja Marcos. Dar 20 pasos en cada una de las profundidades.

2-Contornea brazos. Para mantener en forma bíceps y tríceps, el entrenador recomienda este sencillo ejercicio: de pie, con los brazos pegados al tronco y las palmas hacia afuera, flexionar los codos como si estuviéramos levantando una pesa. Cuando la mano sobrepase la altura del codo, gírala como para abarcar el agua que queda debajo y volver a la posición inicial. Repetir 12 veces.

3-Estiliza clavícula y pecho. De pie, con los brazos en cruz y las palmas de las manos mirando al frente, cerrar los brazos hasta que las palmas se toquen. Girar las palmas y llevar los brazos hacia atrás como apartando el agua. Volver a la posición inicial y repetir 10 veces.

4-Moldea culo. Para facilitar este ejercicio, Flórez recomienda sujetarse al bordillo y soltarse cuando se llegue a mantener el equilibrio. De pie, despegar ligeramente un pie del suelo y quedarse en esa posición. Llevar esa pierna todo lo atrás que se pueda y luego llevarla hacia adelante. “Es muy importante mantener el tronco bien recto y no arquear la espalda para no hacerse daño”, afirma el entrenador. Cuanto más elevemos la pierna, más trabajarás el glúteo al llevarla hacia atrás. Repetir 12 veces con cada pierna.

5-Define rodillas. Llega la hora de saltar. Para obtener buenos resultados hay que colocarse de pie de tal forma que el agua llegue a la altura de los hombros, flexionar las rodillas para llegar a la posición de cuclillas (sumergiendo la cabeza en el agua) y saltar todo lo que se pueda. Repetir 10 veces.

6-Estira. El último ejercicio es ideal para mejorar el control corporal y estirar los músculos ejercitados y consigue, a medida que se practica, un manejo óptimo del equilibrio corporal. El objetivo: flotar con la ayuda de un corcho de natación colocado en distintas posiciones. “Colocar primero el flotador debajo del pecho, después bajo las caderas y para terminar debajo de los pies e intentar mantenerse en posición horizontal durante 10 segundos en cada una de las posiciones”, aconseja Flórez. A medida que se practica, se va ganando en equilibrio.

Fuente: ElMundo.es

Leave a comment

Socios Corporativos