Esmeraldas: ¿Consumen agua contaminada?

/ Leave a comment

Familias del recinto Tábule, de la parroquia Tachina, ubicado en uno de los brazos del río Esmeraldas, denunciaron la contaminación del afluente por parte de una empresa minera.

Su queja se dio en medio del marco de un pedido que estaban realizando ante Municipio de Esmeraldas, para que les ayude a la legalización de la tierra que alberga a 68 familias.

“Una compañía está dragando el río y cuando la gente necesita sacar agua del río debe apartarla por la gran capa de diésel que ahí se encuentra”, denunció el morador Ernesto Cheme Bone.

No hacen nada

Asegura también que pese a ello la gente de la comunidad se provee del líquido vital, debido a que no tienen otra opción, por ello han iniciado un proceso de inspección para que se les dote del agua potable a través de las entidades correspondientes.

Lamenta que no solo se está destrozando la naturaleza, sino que se esté afectando la salud de los niños y adultos del sector, de eso da fe Patricia Bone, quien vive en el lugar y asegura que de esto incluso está inteligenciada la gente de la Junta Parroquial de Tachina, pero no han tenido respuesta.

“Las maquinarias están en el agua sacando piedra y arena y todo el diésel y aceite se va al río, de ahí todos debemos tomar y para colmo por el dragado la comunidad se inunda”, aseguró la dirigenta, agregando que el problema tiene más de un año.

Constatan denuncian

Ante este problemática, el alcalde de Esmeraldas, Ernesto Estupiñán Quintero, dispuso al responsable del Departamento de Gestión Ambiental del Municipio, Juan Montaño Escobar, acudir a inspeccionar el lugar.

Una vez en el sitio el administrador de la empresa minera mostró los documentos que le permiten hacer el trabajo en el lugar, aunque en ellos no fijan el lugar y el tipo de extracción.
“Por estar dentro de un territorio autónomo debe tener el permiso municipal, por eso le pido que acuda al Municipio para que hablemos”, recomendó Montaño Escobar, lo que fue acogido de buena manera por Luis Tello Mejía, representante de la empresa.

Sin análisis de agua

“Para que emitan una denuncia de esta manera debe existir un documento que certifique que sí se está contaminado el río y no solo decirlo de esa manera”, criticó el representante de la empresa, Luis Tello Mejía.

Afirmó, además, que todos los residuos de aceite son llevados a una bodega y no son arrojados al río como se lo afirma, además, que sus maquinarias no son tan viejas como para botar diésel mientras hacen su trabajo más bien especula que los posibles culpables serían los que extraen el material en canoas frente a su cantera.

Fuente: La Hora

Leave a comment

Socios Corporativos