Guayaquil se prepara para sus dos desfiles

/ Leave a comment

A 10 días de los desfiles náutico “Cuando éramos España” y de carros alegóricos “Guayaquil es mi destino en sus fiestas patronales”, las alegorías toman forma en los galpones de las antiguas bodegas de Ecapag, ubicadas detrás del Mercado de las Esclusas. Aún les falta color.

Antonio Ortiz las dibuja en papel y las hace con cartón, madera, hierro, espuma y otros materiales. El artesano, de 40 años, hace 22 se dedica a esto. Es un oficio heredado. “Mi familia puso la tradición en la (calle) 6 de Marzo al hacer los primeros monigotes con papel y madera, ya no de aserrín”.

Y fue su abuelo Antonio Cruz quien hizo los muñecos y escenografías de los primeros carros alegóricos, para los desfiles de las fiestas guayaquileñas que organizaban el Club de Leones y los colegios de la ciudad. Ortiz tenía 12 años y lo ayudaba en la tarea, en la que también participaban sus tíos Alfredo y Carlos Cruz.

Recuerda que desde la alcaldía de León Febres-Cordero se institucionalizaron los desfiles de julio y octubre y desde entonces trabaja en ellos.

los primos. En las bodegas las tareas, encargadas por las direcciones de Turismo y Cultura del Municipio de Guayaquil, están distribuidas: Ortiz está a cargo de los 8 carros alegóricos, que desfilarán este 25 de julio, a partir de las 08:00.

Su primo, Cristhian Bravo Ortiz (36), es el responsable de las 5 alegorías del náutico, que se realizará en el río Guayas el 24 de julio, a las 14:30, desde el Palacio de Cristal hasta la altura del barrio Las Peñas.

No trabajan solos. Los ayudan las hábiles manos de 22 personas, entre ellas las de Agustín Bravo (42), hermano de Cristhian, su primo Érick Villalta (22) y su sobrino, Anthony Bravo (19).

Llevan 14 días dándole forma a los protagonistas y los escenarios históricos y de la ciudad actual, que en ambos desfiles rendirán tributo a la urbe en sus 479 años de fundación.

El viernes ya tenían listas las figuras de cartón de un soldado, un español, un caballo, la torre de una iglesia y otros personajes y elementos, de 5 metros de alto y 3 metros de ancho, con cuerpos de láminas de cartón y estructura de madera. Serán vestidos con esponja y tela y pintados con pistolas decorativas.

Corresponden a cinco escenas del Guayaquil de la Colonia (1535-1820): El Cabildo (con autoridades españolas), La educación (en manos de los jesuitas), Los astilleros, Las iglesias y El entretenimiento de los guayaquileños (las corridas de toros). Estas alegorías serán colocadas en barcazas de 15, 18 y 21 metros de largo. Hoy, Bravo espera llevar los elementos listos a la Arenera (en La Atarazana), donde las terminarán.

Fuente: Expreso

Leave a comment

Socios Corporativos