Huracán Sandy deja cinco muertos en estado de Nueva York y dos en Nueva Jersey

/ Leave a comment

El paso de “Sandy” ha causado ya cinco muertos en el estado de Nueva York y otros dos en el vecino Nueva Jersey, donde hoy tocó tierra la tormenta. Las muertes de Nueva York fueron divulgadas por medios locales que citaban a fuentes de la oficina del gobernador, Anfrew Cuomo, si bien por ahora no hay un anuncio oficial. Más de 300.000 hogares del estado de Nueva York se encontraban sin electricidad el lunes por la tarde como consecuencia de la llegada del huracán Sandy, indicó el gobernador Andrew Cuomo. Las autoridades han advertido de riesgos “sin precedentes” y ordenado la evacuación de cientos de miles de personas en ciudades y pueblos a lo largo de una extensa franja costera desde New England (noreste) hasta Carolina del Norte (sureste). Siga en vivo el acontecimiento.

Un hombre que quedó atrapado por un árbol en su casa del barrio de Queens se convirtió en la primera víctima mortal del huracán “Sandy”, informó hoy un canal local de la televisión de Nueva York.

El hombre, de 30 años, murió presuntamente al quedar atrapado bajo un árbol que cayó, derribado por los fuertes vientos, en el interior de su casa de Flushing, en el barrio de Queens, según informaron las autoridades.

La víctima fue hallada por sus familiares en torno a las 19.00 hora local (23.00 GMT). Queens es hasta el momento uno de los barrios de la ciudad más afectados por “Sandy”.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, había anunciado previamente que una mujer falleció, aparentemente de un ataque al corazón, durante la evacuación de Atlantic City.

El huracán “Sandy”, que arrastra vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, tocó hoy tierra al sur de Nueva Jersey (EE.UU.), muy cerca de Atlantic City, conocida como destino turístico por sus casinos y playas.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos confirmó hoy en un boletín especial que el ojo de “Sandy” tocó tierra en torno a las 20.00 hora local (00.00 GMT) sobre Atlantic City, .

Minutos antes de tocar tierra este frente se mezcló con otro de baja presión y perdió sus carácter tropical (formado en latitudes inferiores a los 30 grados y con masas de aire tropical de origen marino), por lo que dejó de estar considerado un ciclón tropical.

En un boletín especial emitido a las 00H00 GMT del martes, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) estadounidense informó que Sandy impactó en Altantic City, con vientos todavía huracanados de 130 km/h y desplazándose a 37 km/h.

Las autoridades han advertido de riesgos “sin precedentes” y ordenado la evacuación de cientos de miles de personas en ciudades y pueblos a lo largo de una extensa franja costera desde New England (noreste) hasta Carolina del Norte (sureste).

Las calles que conducen a la costanera de Atlantic City -donde sus 40.000 habitantes fueron evacuados- estaban inundadas el lunes por la tarde y en la cercana Ocean City una parte del paseo marítimo fue barrido por las olas.

Zonas costeras de Long Island (este de Nueva York) y Nueva Jersey sufrían la subida de las aguas y una grúa de un inmenso edificio en construcción en Manhattan se desprendió parcialmente y quedó colgado de manera precaria.

En el estado de Nueva York, 300.000 personas se encontraban sin electricidad, cifra que debería crecer sin cesar con el correr de las horas.

Al menos dos reactores nucleares que generan cerca del 50% de la electricidad en el estado de Nueva Jersey podrían ser cerrados si los vientos del huracán Sandy se intensifican, anunció la empresa.

Cerca de 12.000 vuelos fueron cancelados hasta el momento en la región debido a Sandy, dejando a decenas de miles de personas bloqueadas lejos de sus hogares.

La empresa de estimación de desastres Eqecat señaló que la tormenta podría afectar a 60 millones de estadounidenses y provocar daños por hasta 20.000 millones de dólares.

Obama exhorta a obedecer órdenes de evacuación por huracán Sandy

Barack Obama dejó hoy su papel de candidato electoral para retomar el de presidente consciente de la necesidad de dar la imagen de un líder firmemente al mando de Estados Unidos, en un momento en que una parte del país está amenazada por la llegada del huracán Sandy.

En una corta intervención tras una reunión con el comité de crisis de la Casa Blanca, el presidente exhortó a los habitantes de las regiones potencialmente amenazadas a que acaten sin demora las directivas de las autoridades locales, en particular en lo relativo a las evacuaciones.

“El mensaje más importante que queremos transmitir al público en este momento es: por favor, escuchen a las autoridades locales. Cuando le dicen que evacúe, usted debe evacuar. Sin demora. No discuta las instrucciones que se le dan”, dijo.

“Esta es una tormenta grave y podría tener consecuencias potencialmente mortales si la gente no toma medidas con la suficiente rapidez”, previno.

“La prioridad es procurar salvar vidas”, dijo Obama, que había abandonado precipitadamente Florida (sureste) el lunes por la mañana, donde tenía previsto pronunciar un discurso con vistas a los comicios del 6 de noviembre, para regresar a Washington y coordinar la respuesta del estado federal al huracán.

El huracán ya obligó a Obama y a su rival republicano, Mitt Romney, a anular varios eventos de campaña, cuando faltan ocho días para los comicios.

Sandy es el segundo acontecimiento meteorológico que perturba el desarrollo de la campaña. A fines de agosto, la convención republicana en Tampa (Florida) debió ser retrasada a causa de la tormenta tropical Isaac, que había pasado frente a Luisiana (sur) antes de provocar inundaciones.

Obama estuvo en el terreno pocas horas después para manifestar la solidaridad del país con los afectados.

Ambos candidatos tenían en mente la derrota política sufrida por el presidente George W. Bush a causa de su reacción, considerada tardía y defectuosa, al huracán Katrina, que en 2005 dejó más de 1.800 muertos. El nivel de popularidad del presidente republicano no se volvió a recuperar jamás.

El presidente se calzará los guantes

El domingo, que debía ser su último día sin actividades de campaña antes de las elecciones, Obama se desplazó a la sede de la agencia federal encargada de las situaciones de crisis (FEMA) para exhortar a sus compatriotas a tomarse “muy en serio” los potenciales peligros de Sandy.

“No se sabe dónde golpeará, donde se producirá el impacto más importante y por eso es importante estar preparados para actuar rápido y generalizadamente”, declaró el mandatario, prometiendo que las víctimas recibirán la ayuda federal que necesiten.

La campaña republicana anunció que Romney decidió cancelar sus actos electorales previstos para la noche del lunes y el martes debido a la amenaza de Sandy.

“El gobernador Romney estima que es un momento de unión para el país y sus dirigentes para ayudar a los estadounidenses que están amenazados” por los efectos del huracán, anunció Gail Gitcho, portavoz del candidato republicano, en un comunicado.

Los discursos de Romney que ataquen a Obama podrían parecer desubicados en momentos en que el presidente ordene una movilización gubernamental en situación de emergencia.

“El presidente se calzará los guantes, así es como se destaca. De ninguna manera Romney podría igualarlo”, cuando carece de toda responsabilidad oficial, explica una autoridad demócrata citada el lunes por el periódico Politico.

Aunque los sondeos seguían dando a los candidatos rivales prácticamente en un empate, con una leve ventaja para Obama en los estados clave, los efectos electorales a mediano plazo de la tormenta seguían siendo una interrogante.

Por ejemplo, eventuales cortes de energía prolongados podrían impedir votar, donde el proceso se realiza a través de máquinas electrónicas.

Nueva York, Washington y Filadelfia paralizadas

Según los servicios meteorológicos, la extensión de la tormenta y la confluencia de un frente frío procedente de Canadá la vuelven particularmente peligrosa.

Las autoridades ya declararon el estado de emergencia en Connecticut, Delaware, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, Vermont, Virginia y en la capital estadounidense.

De su lado, Obama aprobó el estado de emergencia para liberar fondos federales para la mayoría de esos estados.

Nueva York se encontraba paralizada el lunes, con el sistema de transporte público suspendido desde el domingo por la noche, los tribunales y las escuelas cerradas, a la espera de Sandy, mientras 47.000 hogares estaban sin luz ya.

Unas 375.000 personas recibieron la orden de evacuación de zonas costeras de la ciudad en el sur de Manhattan, Brooklyn, Queens, Staten Island.

El gobernador de Nueva York resolvió el lunes el cierre de los túneles de Manhattan ante su posible anegamiento.

Por su parte, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, aseguró que ya no podía enviar equipos de rescate para evacuar a vecinos porque Sandy “llegará en la próxima hora”.

La bolsa de Nueva York y el mercado de futuros de Chicago cerraron el lunes. Wall Street también lo hará el martes.

Washington y Filadelfia se encontraban también sin transporte público. El servicio de autobuses y trenes a lo largo de la costa estaba suspendido dejando aisladas a las ciudades.

Los meteorólogos advierten que las aguas del puerto de Nueva York y del canal de Long Island podrían elevarse tres metros por encima de su nivel habitual, coincidiendo con las mareas altas de la luna llena.

Sin embargo, muchos neoyorquinos se negaban a acatar la orden de evacuación y permanecían en sus hogares.

“Si todavía está en la zona de evacuación y tiene una manera de salir, salga de inmediato. Las condiciones se están deteriorando muy rápidamente y la ‘ventana’ para que salgan de manera segura se está cerrando”, advirtió el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien precisó que una mujer resultó herida la mañana del lunes cuando hacía deporte en un parque.

El gobernador de Maryland (este), Martin O’Malley, declaró que el huracán iba a golpear a ese estado “por al menos 24 a 36 horas” a partir del lunes por la tarde y que causaría muertes. También dijo que al menos 75.000 hogares estaban sin electricidad.

“Sin duda habrá muertes causadas por la intensidad de la tormenta, por las inundaciones, por la marea y por las olas. Cuanto más responsablemente actúe la gente, menos muertes habrá”, señaló.

Catorce de los 16 tripulantes de un velero naufragado frente a Carolina del Norte (sureste de EEUU), que abandonaron el lunes la nave a la deriva en el trayecto de Sandy, fueron rescatados, según la Guardia Costera de Estados Unidos, que seguía buscando a dos personas desaparecidas.

Fuente: La Hora

Leave a comment

Socios Corporativos