La ciudad puede ser enemiga de la salud

/ Leave a comment

Cada día las grandes potencias se desarrollan económica y socialmente y lo demuestran a partir de la expansión de sus centros urbanos, es decir, las ciudades.

El problema es que esta evolución no trae consigo únicamente cambios positivos, sino que también es capaz de afectar radicalmente el estilo de vida de sus habitantes: mientras menos espacios verdes existen, menor es la actividad física que la gente realiza y esto se resume en un importante deterioro de la salud tanto física como mental de cientos o miles de personas.

La importancia de los espacios

Siempre se ha dicho que las áreas verdes, como los pequeños bosques y parques, son los pulmones de la ciudad. Ahí la gente encuentra un lugar propicio para escapar del ruido y la cotidianidad, respira aire puro, hace actividad física, libera el estrés y, además, elimina toxinas que se encuentran dentro del organismo.

Tenga en cuenta que la falta de estos espacios hace que las personas no realicen ejercicio, es decir, se vuelven sedentarias. Esto, hoy en día, es considerado como una de las principales causas de la epidemia de obesidad que atraviesa actualmente el mundo entero.

Esto implica el aumento de peso, así como también de los niveles de grasa corporal y de colesterol, lo que a su vez incrementa el número de personas con problemas cardíacos, hipertensión, diabetes, osteoporosis, entre otras enfermedades graves, afirma Luis Calvachi, médico del deporte.

Es así que usted debe hacer deporte regularmente para mantenerse saludable. También, desde el punto de vista de lesiones -esguinces, torceduras, y en el peor de los casos, incluso fracturas-, quienes más se ven afectados son los sujetos que realizan ejercicio un solo día en la semana y exageran la rutina. Esto se debe a que su cuerpo no está adaptado a movimientos fuertes ni de gran intensidad.

Los beneficios de ejercitar

Calvachi asegura que las dificultades físicas no son los únicos inconvenientes que el ejercicio puede prevenir, sino que la actividad ayuda también a reducir enfermedades que afectan a la mente, una de estas es el estrés -tan común hoy en día-.

Salir a caminar, trotar o simplemente jugar en el parque permite que su cuerpo y su mente se relajen, lo que a su vez mejora su rendimiento académico y/o laboral. “Hay que considerar que al hacer ejercicio, no solo se hacen movimientos, sino que usted también grita y libera tensiones”.

Pero eso no es todo, pues las áreas verdes son un sitio ideal para acercar a las familias. Ahí usted tiene la oportunidad de compartir momentos agradables con sus seres queridos, al mismo tiempo que cuida su salud. “Quien hace ejercicio, tiene mejor calidad de vida y, por supuesto, mejor vejez”.

Faltan espacios verdes

Muchas veces se cree que basta con incentivar a la gente a hacer ejercicio, pero se ha dejado de lado el hecho de que no existen suficientes áreas donde se pueda realizar actividad física dentro de las ciudades. Los pocos lugares que hay son demasiado pequeños y no abastecen para la gran cantidad de habitantes que hay en las ciudades, menciona Calvachi, quien agrega que es por eso que es sumamente necesario crear ambientes donde además de hacer deporte, las personas puedan alejarse por un momento del caos de la civilización, pues hay que tener en cuenta que el ruido (vehículos, pitos…) y la contaminación son otros de los factores primordiales para el deterioro de la salud a nivel auditivo y respiratorio.

Olvídese de las excusas

El estilo de vida moderno ha generado que las personas vivan de prisa y presionadas todo el tiempo, lo que a su vez genera que dejen de preocuparse por darse unos minutos para hacer ejercicio, sino que optan por soluciones más sencillas, pero menos saludables: no caminar y movilizarse en vehículo u olvidar las gradas y preferir el ascensor, manifiesta el especialista.

Recuerde que, a pesar de que la no existencia de áreas verdes o la escasez de las mismas es un verdadero problema de las ciudades actuales, dejar de hacer actividad física no es una opción. Usted puede mantenerse saludable y activo comprando implementos para ejercitar en casa, puede también acudir a un gimnasio o a una piscina cercana, y para que el dinero no sea un dilema, considere que salir a caminar no cuesta nada.

De modo que cuando le esté ganando la pereza, piense que se trata de cuidar su salud, de mantenerse joven y activo y, por supuesto, de contar con un buen estado físico y mental.

Recomendaciones
Estar sano
- Realice actividad física frecuentemente (3 o 4 días a la semana, durante una hora)

- No ejercite en ayuno. Aliméntese bien antes de salir (coma frutas y verduras, reduzca grasas y carbohidratos…)

- Use ropa deportiva apropiada -en especial calzado cómodo-

- Protéjase del sol usando gorra y protector solar

- Olvídese del ascensor y empiece a usar las escaleras

- Visite un médico para que evalúe su condición física y le recomiende un tipo de ejercicio de acuerdo a sus condiciones físicas y necesidades.

En buen estado

La actividad física se debe realizar tres o cuatro veces a la semana, al menos durante una hora. No olvide que antes de iniciar con la rutina de ejercicio, es fundamental que usted tome unos minutos para calentar sus músculos, esto ayudará a evitar muchos inconvenientes físicos como calambres, estirones, torceduras, desgarros y otros.

Recuerde que si está haciendo ejercicio, nunca debe parar de golpe, sino que debe bajar de a poco la intensidad, permitiendo que se regule la respiración, así como el ritmo cardíaco.

Por último, no olvide que después de hacer deporte es esencial que usted invierta algo de tiempo en relajar sus músculos y, en sí, todo su cuerpo. Para eso basta con tomar un baño de agua caliente y masajear ligeramente mientras se enjabona. Esto ayuda a aumentar la circulación, haciendo que el músculo que trabajó, descanse. También previene dolores posteriores.

Fuente: La Hora

Leave a comment

Socios Corporativos