Los helicópteros de la petrolera ya causan estragos en el Yasuní

/ Leave a comment

Los monos huyen espantados por los helicópteros de un proyecto petrolífero en el Yasuní, evidenciando el impacto de la explotación de crudo en esta parte de la Amazonía, que según científicos, cuenta con la mayor concentración de especies del planeta.

“Hace dos años, cuando llegué, no se escuchaban. Desde hace cinco meses se oyen cuatro veces a la semana. Los monos corren asustados, algunos se abrazan”, cuenta la investigadora Sara Álvarez.

Las aeronaves sirven al bloque 31 (era de Petrobras y pasó a manos de Petroamazonas), de donde el Estado espera sacar 45 millones de barriles a partir de 2013.

El gerente de la estatal Petroamazonas, Oswaldo Madrid, aseguró a comienzos de año que se invertirán $365 millones en el bloque 31, que producirá en un inicio 18 mil barriles diarios desde 2013.

El bloque 31 está en la reserva Yasuní, a 100 km de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT).

Estos últimos albergan 846 millones de barriles de petróleo, 20% de las reservas del socio más pequeño de la OPEP, que ofrece dejarlos bajo tierra para proteger la biodiversidad y a indígenas en aislamiento voluntario y como aporte contra el calentamiento. A cambio, pide una compensación internacional de 3 600 millones hasta 2023.

Desde 2011 se obtuvieron $200 millones, una cifra decepcionante para el presidente Rafael Correa, quien no descarta su explotación si no se cumplen las metas.

Álvarez, quien ha documentado este pánico de los monos dentro de la investigación Proyecto Primate, asegura que la explotación de los bloques 31 e ITT destruirá su hábitat, especialmente por la construcción de carreteras.

“Con los asentamientos viene la caza, en otras zonas se redujo la población. Además, al achicarse el espacio no podrán acceder a algunos frutos”, sostiene la experta, que sigue a 35 monos araña.

En el Yasuní -una burbuja de bosque de 982 000 hectáreas- se explota desde mediados de 1980 el bloque 16, a cargo de Repsol YPF, que produce 45 mil barriles al día. Para ello, se construyó una vía que, según ambientalistas y pobladores, afectó a la fauna, flora y fuentes de agua. Mayer Rodríguez, un guía de 69 años, recuerda que las riberas del Tiputini estaban repletas de animales cuando conoció la zona hace medio siglo: “Había jaguares, tapires y monos por doquier. Quedan muchos, pero nada comparado con lo que había”. Álvarez desarrolla su estudio en Tiputini, un pedazo de jardín original a 50 km del ITT donde hay otras nueve especies de monos y donde funciona desde 1995 un centro de investigación de la Universidad San Francisco de Quito. (AFP)

La flora y fauna

Por cada kilómetro de carretera se deforestan 100 hectáreas. Una investigación de la Universidad Católica asegura que un árbol de 60 cm de diámetro puede almacenar una tonelada de carbono, lo que equivale a la emisión anual de dióxido de carbono (CO2) de 574 vehículos, cuyo consumo anual sea de unos 60 galones al mes.

El yasuní es el hogar de 696 especies de aves, 2.274 de árboles y arbustos, 382 de peces, 169 de mamíferos, 150 de anfibios…

Fuente: Hoy

Leave a comment

Socios Corporativos