Ropa y sombreros, más efectivos que el protector solar

/ Leave a comment

Tener la piel bronceada no es signo de buena salud y belleza.

La constante exposición al sol tiene graves consecuencias, pues debido a la disminución de la capa de ozono y las variaciones climáticas, los rayos ultravioletas llegan a la Tierra en forma directa, lo que ocasiona, en algunos casos, daños irreversibles en la piel, como el cáncer.

El doctor Hugo Romero García, dermatólogo del Omni Hospital, afirma que el sol es imprescindible y beneficioso, pero los excesos causan problemas a corto y largo plazo.

Según el tipo de piel, el tiempo de exposición y el índice de radiación ultravioleta (UV), los rayos solares pueden causar desde insolación hasta envejecimiento prematuro de la piel (aumento de arrugas y manchas) y cáncer de diferentes tipos, agrega el doctor Enrique Loayza, dermatólogo del hospital Luis Vernaza.

Los más frecuentes son el carcinoma basocelular y el espinocelular, males que pueden ser advertidos, operados y curados tempranamente, porque se manifiestan como pequeñas úlceras que sangran. El melanoma es menos frecuente, pero en estadíos tardíos es mortal, porque produce metástasis.

Según estudios internacionales, que Loayza menciona pero no especifica, estas enfermedades se producen por las quemaduras agudas y no por la exposición crónica, es decir, los bronceados playeros.

Las personas con mayor riesgo de padecerlas son las de pieles blancas, porque tienen menos melanina (pigmento natural que protege la piel contra la acción de los rayos ultravioleta). Pero las pieles morenas no se libran de los riesgos.

Para prevenir, coinciden los especialistas, la protección debe ser permanente, es decir tanto en la ciudad y más aún en la playa, ya que la piel capta los rayos solares desde el momento de la exposición y hasta en los días nublados.

En la playa además se perciben los rayos de reflexión (reflejo) del mar y la arena, explica el doctor Romero.

“Los protectores solares por más buenos que sean actúan solo por dos horas, ninguno cubre al 100%, la única protección es física (bajo techo) y la ropa es mejor que cualquier bloqueador solar”, acota.

Pero como en la playa resulta difícil acatar estas recomendaciones, lo más aconsejable es tomar el sol durante las horas de menor emisión de luz solar: de 08:00 a 10:00 y a partir de las 16:00, y usar protector, no bronceador, señala Loayza.

Aunque aún persiste la cultura del bronceado, cada vez hay más conciencia sobre los peligros de los rayos UV y sus consecuencias a largo plazo.

Daniela N. no se explica por qué tiene la piel manchada si usa bloqueador. La respuesta de los médicos es simple: la piel acumula la radiación ultravioleta.

Los estudios han demostrado que uno de los principales riesgos de padecer cáncer de piel en la etapa adulta es el haber sufrido quemaduras solares repetidas.

Ahora se utiliza el láser para estimular la regeneración de colágeno y eliminar los vasos sanguíneos y las manchas de la piel. El tratamiento cuesta entre $ 100 y $ 400, según el daño y el tipo de procedimiento.

“Pero es mejor prevenir, sale más económico usar un protector solar (cremas bloqueadoras, ropa adecuada, sombreros y gafas)”, según Moreno.

Fuente: Expreso

Leave a comment

Socios Corporativos